"Alimentación y Territorio III". Antoni Riera, de la Fundación IMPULSA, participa en el proyecto de desarrollar el producto agroalimentario local.

«No nos conformamos con observar, es necesaria una vigilancia continua que permita seguir las principales variables y anticiparse en la toma de decisiones.» Antoni Riera
El pasado 18 de junio tuvo lugar en la Sala de Juntas de Mercapalma, la tercera sesión de «Alimentación y Territorio», un taller de trabajo formado por un grupo de personas implicadas en el desarrollo del sector agroalimentario local.

En el grupo se añadió el catedrático en Economía aplicada de la UIB y gerente de la Fundación IMPULSA, Antoni Riera, que habló de la diferencia entre observar datos y monitorizar datos. Tan importante como saber escoger los indicadores relevantes es hacer su seguimiento, y no conformarse con una simple fotografía estática de la situación. En este sentido, abrió el debate sobre cuáles deberían ser los indicadores, así como los responsables de recoger la información.

Con su intervención también confirmó la necesidad de cooperativización del sector productor, para alcanzar economías de escala en un entorno poco favorable para la agricultura. Por eso, porque no se puede competir en precios, es imprescindible apostar por el valor añadido de nuestros productos y esto pasa por un conocimiento de la demanda.